Nacida en Río de Janeiro el 11 de julio de 1963 y nacionalizada mexicana, Vera André es una artista plástico que proviene de la disciplina del diseño. Diversas instituciones y personajes dedicados a las artes han sido los anfitriones de lo que hoy es su desempeño en distintas expresiones artísticas.

Desde 1994 ha dedicado su vida a la pintura, escultura y grabado, Ha realizado diversas exposiciones a nivel nacional e internacional, presentando su trabajo en la embajada de México en Colombia, Centro Cultural de México en Miami, Centro Cultural Ollin Yoliztli, Museo de Arte del INBA, Casa Lamm, entre otros.

Tanto en lo tridimensional (escultórico) como en lo bidimensional (pictórico), su planteamiento plástico constituye un modo de observación donde la manipulación hacia lo figurativo no contempla un protagonismo. Materia, energía, tiempo y espacio que en su autonomía, convergen en el origen de instantes que dan pie a la creación.

Apasionada de la vida y de su origen místico, en un lenguaje abstracto, la obra de Vera es una cartografía e inmersión del micro y macro cosmos. Un viaje a través del inconsciente del ser. Su trabajo constituye una forma primordial de procesar y abundar la experiencia humana en el espacio, en un todo, donde todos somos unidad, somos universo.

 

Nacida en Río de Janeiro el 11 de julio de 1963 y nacionalizada mexicana, Vera André es una artista plástico que proviene de la disciplina del diseño. Diversas instituciones y personajes dedicados a las artes han sido los anfitriones de lo que hoy es su desempeño en distintas expresiones artísticas.

Desde 1994 ha dedicado su vida a la pintura, escultura y grabado, Ha realizado diversas exposiciones a nivel nacional e internacional, presentando su trabajo en la embajada de México en Colombia, Centro Cultural de México en Miami, Centro Cultural Ollin Yoliztli, Museo de Arte del INBA, Casa Lamm, entre otros.

Tanto en lo tridimensional (escultórico) como en lo bidimensional (pictórico), su planteamiento plástico constituye un modo de observación donde la manipulación hacia lo figurativo no contempla un protagonismo. Materia, energía, tiempo y espacio que en su autonomía, convergen en el origen de instantes que dan pie a la creación.

Apasionada de la vida y de su origen místico, en un lenguaje abstracto, la obra de Vera es una cartografía e inmersión del micro y macro cosmos. Un viaje a través del inconsciente del ser. Su trabajo constituye una forma primordial de procesar y abundar la experiencia humana en el espacio, en un todo, donde todos somos unidad, somos universo.